A 53 asciende el número de estudiantes collas beneficiados por el  programa de aportes educacionales, los que fueron entregadas por Minera Kinross a jóvenes que cursan estudios básicos, medio y superior de las comunidades indígenas collas Comuna Copiapó, Runa Urka, Sol Naciente y Pastos Grandes.

 

La ceremonia fue liderada por Guillermo Contreras, Gerente de Responsabilidad Corporativa y de Relaciones Comunitarias de Kinross Minera Chile y por el Gerente de Operaciones de Kinross La Coipa, Hernán Sanhueza.

 

Contreras señaló, que para Kinross es motivo de particular orgullo desarrollar este programa de apoyo el que forma parte de las gestiones de relacionamiento comunitario con estas cuatro comunidades. Explicó que para la minera los pilares fundamentales de la Responsabilidad Social en Chile, es la creación de capital humano; la investigación, desarrollo y divulgación cultural. “Estamos contentos de haber llegado a este punto e iniciar un programa de estudios con alumnos de los distintos niveles de la enseñanza, desde la Básica a la Universitaria. El espíritu de este programa es crear factor humano para eventualmente puedan ellos, una vez titulados, tener práctica en Kinross y posibilidades de trabajo”, expresó el ejecutivo.

 

Contreras enfatizó que este encuentro con las comunidades es una iniciativa con proyecciones de futuro. Lo que buscamos como Kinross es  dejar un  legado en la Región de Atacama a través de la educación y es así, como hemos entregado las oportunidades a través de estas becas y lo seguiremos haciendo”, señaló.

 

Por su parte, Hernán Sanhueza, Gerente de Operaciones de Kinross La Coipa, hizo una reseña de los inicios de las operaciones a finales de la década de los ’80 e indicó que la operación está detenida temporalmente; no obstante, dijo que están a la espera de nuevos estudios para probablemente poner en marcha lo que ellos llaman la Fase 7. “Todo dependerá de los permisos, pero tenemos la esperanza de que volveremos a operar esta mina lo más pronto posible”.

 

Les recordó que uno de los valores de Kinross es ser un Ciudadano Corporativo Sobresaliente: “Hemos tenido y lo sostendremos en el tiempo las mejores relaciones con las comunidades aledañas al proyecto; de manera de vivir y compartir con ellas de la mejor forma posible, de allí estos importantes enlaces de ayuda y cooperación. Los más jóvenes necesitan desarrollarse dentro de su propia cultura pero sin intervenir en ella y la mejor forma de poder hacerlo es a través de la educación, de allí que canalizamos estos aportes que son una gran ayuda para alcanzar sus objetivos”, subrayó.

 

Hablan los dirigentes collas

 

Israel Carrasco Molina, de la comunidad “Pastos Grandes”, dijo que ha sido una valiosa alianza la que han realizado con Minera Kinross, empresa que les ha permitido concretar sueños, como es el hecho que uno de sus hijos esté hoy en la universidad y que hoy sólo le reste un año y medio para concluir la carrera de Ingeniería en Minas: “Es lamentable, pero como el Estado no se ha hecho cargo de la Educación, ha sido en nuestro caso Kinross la que nos ha favorecido y respaldado en el proyecto familiar, como es el hecho de que uno de nuestros hijos ingresara a la universidad. El sueldo como funcionario público no es el mejor, pero ahí estamos todos, con mucho esfuerzo apoyando a nuestro hijo para que concluya exitosamente sus estudios superiores”.

 

Señaló que esperaba que una vez que se titule y, como lo ha planteado reiteradamente la compañía, su hijo como la de otros hermanos colla puedan  ingresar a la minera y ser parte de su equipo de colaboradores: “Lamentamos la situación por la que está pasando Kinross tanto por el problema del recurso hídrico como por el precio del valor del oro; pero a mi modo de ver las cosas, hay empresas no mineras, como la agricultura en Atacama, que utilizan más agua que las mineras. Todos esperamos y así lo hemos conversado, que sea un caso circunstancial lo de Kinross y ésta pueda continuar con sus operaciones como lo ha realizado en las dos últimas décadas”, señaló.

 

Margarita Bordones, Presidenta de la Comunidad Colla Sol Naciente de Pastos Grandes, dijo que el trabajo que han sostenido con Kinross ha sido muy valioso: “Durante estos años nos hemos conocido mutuamente. Nuestra comunidad vive en la Cordillera como en la localidad de Paipote y ellos han estado permanentemente pendientes de nosotros y de nuestras inquietudes. Ésta es la segunda oportunidad en la que recibimos esta beca. Se trata de 17 beneficiarios de Enseñanza Superior, Media y Básica, lo que nos deja como familia con un alivio económico muy importante, porque queremos que la nueva generación de collas sea distinta a las anteriores y, ojalá, sean muchos de ellos profesionales, técnicos, hombres y mujeres de bien en el mediano y largo plazo”.

 

-¿Qué esperan hoy de Kinross?

 

“Seguir dialogando y apoyándonos mutuamente. Nosotros los respaldamos en estos momentos difíciles por el que atraviesa la compañía, porque queremos seguir trabajando y creciendo junto a ellos. Para nosotros, los collas, sus aportes son importantes, no sólo desde el punto de vista educacional, sino ojalá en el futuro también nos respalden en proyectos productivos, ya que eso nos permite sacar mejor valor agregado a nuestros productos”, concluyó.

 

De igual manera, Jacinto Quispe, de la Comunidad Colla “Runa Urka”, dijo que: “Estamos agradecidos de que nos den la posibilidad de que nuestros hijos puedan seguir estudiando. Son mis nietos quienes reciben hoy el aporte desde que nos iniciamos como comunidad. Hemos sentido la mano solidaria de Kinross y esperamos continuar trabajando junto a ellos como lo hemos hecho hasta hoy, señaló Quispe.